La cloración salina es un proceso mediante el cual se añade sal común al agua de la piscina a través de un aparato eléctrico que separa el cloro del sodio. A través de la electrólisis se realiza el proceso de desinfección del agua de la piscina sin necesidad de aportar pastillas de cloro. La concentración de sal común en una piscina con cloración salina es de 4 a 6 gramos por litro, casi imperceptible para el bañista en comparación con el agua de mar, que alcanza los 35 gramos de sal por litro.

El equipo de cloración salina consta de un circuito alimentador que proporciona corriente continua, conectado a un electrodo a través del cual circula el agua salada.

Nuestra empresa hace más de 15 años que instala y realiza el mantenimiento de diversas marcas de equipos de cloración salina. Este sistema le permitirá tener el agua de la piscina desinfectada de forma automática sin tener que añadir nada más que sal al agua.

La cloración salina es el mejor sistema para desinfectar el agua de su piscina, el más económico a medio plazo, el más seguro y el más respetuoso con el medio ambiente. A continuación, le apuntamos las principales ventajas de los cloradores salinos.

Consulta los diferentes tipos de cloración salina que disponemos en UOBPOOL, nuestros profesionales le ayudarán a encontrar el que mejor se adapta a su piscina.

 

PARA LA SALUD Y EL BIENESTAR

  • Solo se añade sal a la piscina.
  • Concentración similar a la de una lágrima del ojo humano.
  • Se evita el uso y manipulación de productos químicos.
  • Desaparición de las irritaciones en piel, ojos, mucosas…
  • Eliminación del olor a cloro.
  • No daña ni el pelo ni el bañador.
  • Genera un ambiente más limpio en la piscina.

 

SEGURIDAD

  • Funciona con un voltaje muy bajo, inferior a 7,5 V.
  • No existe ningún riesgo eléctrico para los usuarios de la piscina.
  • Se instala dentro de una caja IP65 para evitar la entrada de gases corrosivos, humedades...
  • Se evita almacenar y manipular productos corrosivos.

SOSTENIBILIDAD Y AHORRO

  • Permite conservar el agua de la piscina durante un mayor periodo de tiempo con el consiguiente ahorro en el coste de la factura, y se consigue, además, un uso más racional de este bien tan preciado.
  • La sal se queda en el proceso y se transforma, por lo que se ahorra en la compra de productos químicos. El 90 % de los gastos en este tipo de productos se elimina.
  • Se trata de un sistema respetuoso con el medio ambiente.
  • El consumo eléctrico baja considerablemente porque los equipos que se instalan utilizan fuentes electrónicas de última generación.
  • El coste del mantenimiento del equipo es mínimo.

 

Otros servicios