Dentro de los programas de mantenimiento que ofrecemos a nuestros clientes, les facilitamos de manera automática los valores del agua de su piscina para que en todo momento conozcan su estado. Nuestro personal realiza analíticas con fotómetros en la propia instalación, aunque también podemos realizar otro tipo de analíticas, más completas, en nuestro laboratorio.

Los parámetros que se suelen analizar siempre y que son básicos y primordiales para el buen equilibrio del agua de la piscina son los niveles de:

– pH: es importante porque si el nivel no se encuentra entre 7,2 y 7,6 puede reaccionar con los productos químicos que se añaden al agua y puede afectar a la salud del bañista;

– cloro: se trata de eliminar el cloro residual presente en el agua, que es el causante de las irritaciones en ojos, piel y mucosas;

– dureza: es la que determina la presencia de cal en el agua, que si está presente en exceso mancha las paredes de la piscina y, a la larga, puede obturar las tuberías y otros elementos de la sala de máquinas;

– alcalinidad: nos indica la cantidad de sustancias alcalinas que existen en el agua y si está equilibrada ayuda a regular el pH y que las alteraciones de este elemento sean menores;

– ácido isocianúrico: si hay mucho ácido isocianúrico liberado en el agua puede disminuir la efectividad del cloro y ser perjudicial para la salud de las personas usuarias de la piscina.

 

Otros servicios