Cómo quitar las algas de la piscina

05/07/2018

La aparición de algas en la piscina es uno de los problemas más molestos y, por desgracia, más habituales con que nos podemos encontrar, sobre todo en verano. La alta temperatura del agua, un mal equilibrio del pH y una limpieza deficiente de la instalación pueden provocar la proliferación de estas molestas plantas acuáticas.

Normalmente podemos encontrar algas verdes (flotan por el agua a su libre albedrío y la enturbian), algas marrones y algas negras. Las dos últimas, las algas marrones y las algas negras, suelen engancharse en las paredes y suelo de la piscina, básicamente donde se unen las baldosas y en las grietas que pueden producirse en estas.

En este post os explicaremos cómo quitar las algas de la piscina, aunque no está de más recordar que la prevención es el mejor sistema para no tener que eliminarlas, ya que con una buena organización y los productos adecuados las algas no llegan a aparecer.

Qué pasos debemos seguir para eliminar las algas

A continuación, os detallaremos qué pasos debemos seguir para eliminar las algas de nuestra piscina, procedimiento que necesitará de un tratamiento de choque y de una dedicación importantes. Aunque es engorroso, todo lo que te vamos a explicar es necesario para que el resultado sea exitoso y puedas desprenderte de estos fastidiosos vegetales.

  • Paso 1: lo primero que debes hacer es frotar a conciencia con un cepillo todas aquellas superficies donde se hayan asentado las algas con el objetivo de arrancarlas de allí.
  • Paso 2: acto seguido se tienen que aspirar los restos de algas, intentando que no quede ningún residuo. Cuantas menos algas queden en el agua, más efectivo será el método para suprimirlas.
  • Paso 3: ahora hay que ajustar el nivel de pH: tenemos que comprobar que esté entre el 7,2 y el 7,6. Aparte de que con un pH descompensado baja una barbaridad la efectividad del cloro, un pH alto es perfecto para que las algas encuentren el medio idóneo para su multiplicación.
  • Paso 4: es el momento de aplicar el tratamiento de choque que hemos comentado al principio para evitar que se vuelvan a desarrollar. Este tratamiento se basa en la aplicación de cloro y algicida previa limpieza del filtro. La cantidad de producto que se debe suministrar dependerá del volumen de cada piscina.
  • Paso 5: para terminar el proceso es necesario volver a limpiar los restos de algas que hayan podido quedar. Si no se realiza este filtraje, existe el riesgo que se vuelvan a propagar. Es imprescindible, pues, que se sigan todos los pasos descritos para poder disfrutar de una piscina que posea un agua limpia y cristalina, como debe ser. Lamentablemente, si vuelven a aparecer se tendrá que volver a empezar el procedimiento.

Si has seguido al pie de la letra todos los puntos, las algas en la piscina tendrían que haber desaparecido. Si no es así, puedes llamar a UOBPOOL, donde uno de nuestros experimentados técnicos se desplazará hasta tu instalación para ayudarte a eliminarlas por completo.